Albir

Albir se encuentra situado en el municipio de Alfaz del Pi, de la Provincia de Alicante y es considerado uno de los destinos turísticos preferidos de la Costa Blanca por las buenas condiciones que ofrece para distintos gustos. Se encuentra colindando con Benidorm, que es considerada el centro de la diversión y Altea, donde se ve el romance puro. Albir es un pueblo tranquilo, no posee muchos rascacielos y tiene amplias calles. Sin embargo, posee hoteles modernos, bien equipados y con muy buenos precios. Por ende, Albir recibe a miles de turistas de toda Europa durante todo el año.

Lugares que visitar y cosas que hacer en Albir

Albir cuenta con la playa “Raco de l’Albir”, con estupendas vistas del “Peñón de Ifach” en Calpe y las montañas del parque natural de “Sierra Helada”. La playa “Raco de l’Albir” es famosa por su limpieza y la calidad de todos sus servicios, ya que se ofrece alquiler de windsurf, escuela de catamarán, chárter náutico, centros de buceo, vigilancia y salvamento de primera, duchas, sanitarios, entre otros. Albir es muy famoso también por su festival de cine y de jazz y cuenta con el “Paseo de las Estrellas”, suelo con las placas de todas las estrellas galardonadas en el Festival de Cine de Albir. Además de todo esto, Albir es un lugar que da cabida a cualquier tipo de gusto, y por lo tanto tiene tres pequeñas bahías aisladas que poseen gran belleza llamadas La Mina, El Metje y la Cala del Amerador, donde se puede practicar el nudismo.

Clima y Población en Albir

Albir posee un clima agradable, con inviernos suaves y veranos cálidos y secos, el cual permite celebrar al aire libre durante todo el año. Albir cuenta con alrededor de 10.000 habitantes, teniendo un alto índice de población extranjera, estimado en casi un 50% del total de la misma.

Economía en Albir

El pueblo de Albir tiene una economía basada principalmente en turismo y cuenta con una gran cantidad de hoteles modernos que brindan muy buena calidad de servicio a los turistas. En los últimos años, el pueblo de Albir ha tenido un aumento considerable de población, impulsando esto y todo lo descrito anteriormente, a la construcción, venta y compra constante de bienes raíces.